jueves, 8 de marzo de 2012

PRIMERA PARTE -Un viaje por las selvas del Perú










Para empezar,decir que la Amazonía es la mayor selva tropical del mundo.La parte peruana es la segunda más extensa (por detrás de Brasil),de el denominado"pulmón"del planeta,y es una de las zonas con mayor biodiversidad de la tierra..Con una extensión de 782.880 kms cuadrados,ocupa algo más del 60% del territorio peruano.Para hacernos una idea,sólo la parte amazónica del Perú,supera en casi 280.000 kms cuadrados  la superficie de España.Casi nada...                                         (HACER CLIC EN LAS FOTOS PARA AMPLIAR)


Mi viaje a la selva peruana comienza en Trujillo.En compañía de mi amigo Edwar y aprovechando sus vacaciones invernales de profesor ,vamos a visitar a sus hermanos en Palestina(curioso nombre),departamento de San Martin. Del paisaje amarillo y árido de la costa ,pasamos al verde y exhuberante de la selva, alternando bosques con pastos para el ganado.


Por el camino nos encontramos extensos arrozales en el valle del Alto Mayo,que van ganando terreno a la selva.

El trabajo en el arrozal es muy duro.Con la humedad y el calor,los mosquitos están en su salsa.Se mueven formando nubes y los hay por miles(y no exagero).Para viajar a la selva es obligatoria la vacuna para la fiebre amarilla,y recomendable tomar pastillas para la malaria.El repelente y la crema para los picotazos son imprescindibles.Mas adelante os contaré mi relación con los mosquitos...


Tras un viaje de unas seis horas-parada incluída-,llegamos a la ciudad de Nueva Cajamarca.De la terminal del bus a Palestina viajamos en motocarro.Es una motocicleta adaptada para llevar varios pasajeros.Es el vehículo más utilizado en la selva.

Estos pavos,con su impecable desfile militar nos dan la bienvenida al pueblo.Ya me gustaría saber si andábais tan tiesos después de la Navidad...


Tras los saludos  y la alegría del reencuentro,vamos a visitar el principal atractivo turístico de la zona,la Gruta de los Huacharos.Elder y Alex,hermanos de Edwar-buenos conocedores de la cueva-harán de guías.
La Colca.Aquí comienza el sendero que lleva a la gruta.El camino está cuidado y discurre paralelo al arroyo que brota de la cueva.


Por el camino,que discurre por un barranco, es posible ver el gallito de las rocas o tunqui,como reza el cartel de la entrada.Está considerada como el ave nacional del Perú.Es un pájaro de increíbles colores,que antaño abundante,hoy se encuentra en peligro de extinción.Su caza y tráfico ilegal están prohibidos y alcanza precios desorbitados,hasta cinco mil dólares el ejemplar.( foto autor::J. Thompson)

Tras un paseo de unos veinte minutos,llegamos a la cueva.La entrada es amplia,y está bañada por las aguas de un riachuelo que sale de las entrañas.Aquí los guías son imprescindibles,pues los pozos y las rocas que hay que salvar te pueden dar un disgusto.Además la oscuridad será total a partir de ahora.



Armados con linternas nos adentramos en la gruta en busca de los huacharos.En los huecos tienen sus nidos .La cueva es muy interesante,con estalactitas y estalagmitas.Nos adentramos, guiados por los chillidos de los pájaros.Caminamos casi siempre por el lecho del arroyo.El agua es fresca y viene bien para aguantar la caminata.
El huacharo es la única ave nocturna frugívora(que se alimenta de fruta) que existe.Por la noche sale a buscar frutos por la selva.Llega a medir 48 cms de largo,cola incluída.Es un pájaro ruidoso y difícil de ver.Más difícil aún sacarle una foto decente,pues no paran quietos mucho tiempo.Cumplido el objetivo y satisfechos con la excursión,regresamos al pueblo.foto autor:desconocido



Palestina es un pueblo alegre,y como en todas las zonas de clima suave,mucha gente está en la calle,conversando y haciendo vida social,algo que nosotros hemos perdido en nuestra sociedad"desarrollada".

En las casas hay pequeños corrales con cuyes.El cuy-aquí denominado cobaya o conejillo de indias- es muy fácil de criar,y los hay por todo el Perú.Su carne es muy sabrosa y con poca grasa.

La pesca es habitual en la selva,y proporciona variedad a la dieta.

Tras un baño en el río,vamos a la ciudad para hacer unas compras.El mercado es grande y está bien abastecido.La noticia de que está Edwar en el pueblo convoca a un gran grupo de amigos que quieren saludarle.Hemos traído buena provisión de cerveza y hay muchas cosas que contar,así que la reunión se alarga hasta altas horas de la noche.Tras pernoctar en Palestina y debido a mi insistencia,al día siguiente vamos al valle del Alto Mayo ,a visitar un poblado de indígenas Awajún (aguaruna en castellano)

A bordo de una lancha remontamos el río Mayo en busca de los Awajún ,indígenas descendientes directos  de los legendarios Jíbaros,guerreros míticos reductores de cabezas.Ni los incas intentando sojuzgarlos,ni más tarde los  invasores españoles,esclavizándolos y masacrándolos para robarles el oro de sus propias tierras,ni  los  religiosos,empeñados en cristianizarlos, pudieron someterlos.En 1599,tras años de esclavitud y miseria, se produjo la Gran Rebelión Jíbara.Muchos españoles pagaron con sus vidas los abusos y atropellos cometidos, y los intentos de "civilizarlos". Hoy en día, son un ejemplo a seguir para el restos de etnias amazónicas,por su lucha en defensa de su tierra ,su lengua,su cultura y su forma de vida,amenazada constantemente por distintas causas.      La expedición la componemos cuatro adultos y un niño,Ostin,que con sus preguntas y ocurrencias nos alegra el camino..El río es ancho,aunque estemos en temporada seca.La profundidad,con una media de seis metros,permite a la lancha navegar rápido.


Desembarcamos, y tras quince minutos de caminata ,llegamos al poblado. Edwar conoce el terreno, pues trabajó en la zona hace unos veinte años. Poco ha cambiado desde entonces,los Awajún  son la segunda etnia mas numerosa de la amazonía peruana (algo más de 53.000 individuos),por detrás de los Asháninka. Mantienen su tradicional forma de vida y su cosmovisión indígena(sus dioses están en la naturaleza),alejada de otras religiones .En la foto, cabaña típica Awajún.Actualmente,muchos tejados son metálicos y las viviendas poseen luz y alguna que otra modernidad..


En el ayuntamiento,solicitamos  permiso para visitar el pueblo.Es una cabaña grande,coronada por una antena de radio y un altavoz,que emite comunicados  y música en  su idioma.Allí nos dicen que los extranjeros (osea,yo) necesitamos un permiso especial para entrar en el poblado,a raíz de los recientes y graves sucesos de Bagua.Allí murieron 24 policías y un número sin determinar de nativos-oficialmente 9,extraoficialmente más de 30-.Los awajún se manifestaban en defensa de sus territorios,junto a otros  jíbaros,como los wampis o huambisas, frente a la voracidad de empresas petroleras,mineras y madereras,apoyadas por el presidente Alan García.Aquello acabó en batalla campal.

Nos dejan visitar el poblado,pero con restricciones.Vemos un cartel donde se sirven bebidas. Coincidimos con Laureano,Apu (dirigente) de su pueblo,y profesor bilingüe,también de vacaciones escolares.A la sombra de un árbol nos tomamos unos refrescos e intercambiamos impresiones y preguntas sobre nuestras distintas formas de vida.Se aprecia en su forma de hablar el orgullo de pertenecer a la etnia Awajún-no mencionar el nombre en español,aguaruna-me advirtieron mis compañeros-,a ellos no les gusta...Estos niños awajún ,juegan despreocupados entre unos sacos de tierra...

Más abajo,en el río,dos niños juegan a lanzar una piedra ¡ y encontrarla! en el fondo.Dada la profundidad y la turbidez del agua,me parece increíble.Los habitantes de la selva son excelentes  nadadores,y el agua es su medio natural (a la vista está). Damos por terminada la visita al poblado y en la orilla esperamos que pase la barca de regreso..

Río abajo recogemos a una joven pareja de colonos y su hijo. El chiquillo está enfermo y arde de fiebre y todavía les quedan varias horas de viaje.Me arrepiento de no haber cogido el botiquín con los medicamentos ...Los Awajún del Alto Mayo arriendan sus tierras en periodos de cinco años a colonos,generalmente mestizos.Cultivan café,frutas  y extraen madera del bosque,bajo supervisión nativa. Les ayudamos a cargar unos sacos de café,alguna fruta y tablones de madera en la barca.Venderán sus productos en la ciudad y llevarán al médico al niño. Cuando hay gran cantidad de madera,se baja en balsas,atadas con cuerdas. Los tablones se cortan con motosierra.Llaman la atención los cortes,muy rectos y escuadrados.


De vuelta a Palestina,paramos a comer por el camino.Una buena comida,variada ,y a muy buen precio.El cambio de euros a soles es muy ventajoso para los europeos.La calidad,sobretodo de pescados,excelente. Ya de vuelta en el pueblo,,nos quitamos el polvo del camino bañándonos en el río.Hay que aprovechar las aguas transparentes y poco profundas.A partir de ahora,los ríos que veamos serán de aguas turbias y profundas ¡y no veremos lo que hay dentro!...Prometiendo regresar, nos despedimos con emoción de la gente del pueblo,pues allí nos sentimos como en casa.Desde aquí mi agradecimiento,y como dicen por allí:¡ Un gusto conocerlos! Esker aunitz!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada